Blog : Coworking

Se viene el primer Betabeers de Córdoba en Worka!

Se viene el primer Betabeers de Córdoba en Worka!

Llega el Primer Betabeers a la ciudad de Córdoba.  El mismo se llevará a cabo el día Jueves 15 de Septiembre a las 19 hs en Worka! (Av. Sabattini 1863).

Con respecto a la dinámica y charlas:
  • Charla  Aplicaciones móviles con Ionic FrameworkNativas vs Hibirdas
    Un recorrido por el mundo VR (Realidad Virtual) ultimos desarrollos, integraciones, distintas aplicaciones y usos por Mariano Carrizo – Entiractive
  • Presentación Startup GiFly Bike de Córdoba al mundo por Lucas Toledo – CEO GiFly Bike
Link para inscripciones: goo.gl/MV2OMA

El evento está dirigido a desarrolladores de Software, personas ligadas a la tecnología, universitarios, diseñadores, freelancers, inversores y emprendedores, entre otros.

¿Que es Betabeers?
Comunidad de desarrolladores
Betabeers es una comunidad de desarrolladores web, de apps móviles y de hardware, que comparte conocimientos en tecnología. Creemos que no hace falta irse a Sillicon Valley para encontrar talento en tecnología y apostamos por su visibilidad y el compartir conocimientos con la comunidad.
Nuestra comunidad está abierta a geeks, tecnólogos, emprendedores e interesados. No estamos centrados en una plataforma o lenguaje. Pensamos que todos tienen sus ventajas y que lo más importante siempre es el equipo que respalda una idea, proyecto o empresa. Por eso, somos una comunidad.
Encuentros mensuales informales
Nuestra principal actividad es la organización de encuentros mensuales en las ciudades donde estamos presentes. En ellas se imparten charlas técnicas, se presentan startups locales y se hace networking, acompañado de unas “beers”.
Así surgió
Miquel Camps y Pablo Rodríguez son los cofundadores de ßetabeers, que nació en Septiembre de 2010 como respuesta a una necesidad de conocer los avances tecnológicos de los diferentes proyectos que se movían en Madrid. Este movimiento se trasladó a otras ciudades como Valencia y Barcelona en poco tiempo.
5 años después ßetabeers se organiza en 30 sedes y es un movimiento ligado tanto a la comunidad de desarrolladores como de emprendedores de las diferentes ciudades donde tiene presencia.

Por si queres saber mas de que se trata te dejamos un vídeo sobre Betabeers.

 

Espacios de coworking: la evolución del trabajo colaborativo

Espacios de coworking: la evolución del trabajo colaborativo

Seguramente ya has oído hablar de ellos, e incluso es posible que seas usuario. Pero por si acaso no conoces el coworking, o estás buscando un espacio en el cual comenzar, sigue leyendo. Este tipo de espacios estás destinado a trabajadores freelance o micro empresas que quieran evitar el aislamiento de su casa, y que puedan «nuclearse»en un espacio de trabajo compartido (con características muy parecidas a las de un café) en donde se fomenta el networking, la colaboración y el intercambio de ideas.

¿Ventajas? Muchas, pero estas 5 las comparten el 100% de los cowokers.
1. Es un espacio profesional a bajo precio: Mucho más «digno» que trabajar en tu propia casa (sobre todo si tienes que recibir clientes) y una solución mucho más barata y flexible que alquilar una oficina. No tienes que preocuparte por el material ni muebles, tienen salas de reuniones…
2. Puedes elegir el que mejor encaje contigo y tu proyecto. Hay un verdadero boom de estos espacios, y cada uno decorado y pensado para diferentes fines. Por ejemplo, los hay orientados a pequeñas empresas, a fomentar la creatividad, tecnológicos, con espíritu internacional (existen también en el extranjero)…
3. Prima el espíritu de colaboración y muchas ganas de trabajar de una manera innovadora. El intercambio de creatividad e ideas entre personas de distintos sectores, enriquece los proyectos personales. Muchos ofrecen también exposiciones, talleres, mercados…
4. Son muy flexibles Puedes adecuar el coste mensual del espacio según al tiempo que destines a tu proyecto (quizá tengas que compaginarlo con otras actividades). Los espacios de coworking ofrecen diferentes tarifas según el uso que vayas a dar al espacio (el portátil normalmente lo pones tu): media jornada, completa, horas semanales, con y sin sala de reuniones…
5. Acceso a proyectos y clientes nuevos, como si estuvieras en una cooperativa. Además de estar más cerca de la información, sobre nuevas oportunidades o potenciales clientes, puedes organizar equipos puntuales junto a los compañeros de espacio.
¿Buscas un espacio?
Lo mejor es que busques grandes asociaciones (hay de todas las comunidades autónomas). En ellas están aglutinados los espacios y podrás encontrar el que mejor se adapte a ti.

Fuente: Cosmohispano – http://goo.gl/ahiQOc

Coworking, el estilo que marcó Google se expande por la Argentina

Coworking, el estilo que marcó Google se expande por la Argentina

El coworking, o trabajo colaborativo, es una de las consecuencias de los cambios de hábitos, costumbres y cosmovisión que trajo aparejados la era digital. El auge de la oficina compartida.

La consolidación del fenómeno del coworking está ligada a la «filosofía» de trabajo que eligen las nuevas generaciones. La calidad de vida, la salud, el bienestar, el sentido de pertenencia a una comunidad y la autodeterminación son aspectos muy preciados en estos tiempos. Por otra parte, cada vez es más importante el qué y no el cómo. El trabajo debe producir resultados, generar productos apetecibles y traer innovación. En ese sentido, es sabido que la productividad y la creatividad se maximizan en un clima relajado, agradable y lúdico, y en momentos de esparcimiento y ocio. Esto es lo que ofrecen los espacios de coworking con sus ambientes luminosos, comedores compartidos, juegos de mesa, parques o balcones y mobiliario moderno pero descontracturados. Un estilo que marcó Google con sus oficinas, que revolucionó la forma de entender el lugar de trabajo.

Para Daniel Salvucci, co fundador de la ofi.co, los espacios de coworking «son las sociedades de fomento del siglo 21». Responden a una tendencia, no a una moda. «Apostamos a este negocio porque vimos una ola de trabajo descentralizado que estaba desatendida. La zona oeste es hoy un punto de encuentro de la creatividad y la innovación. Estamos en un lugar privilegiado de la nueva economía del conocimiento, por eso tenemos planes de expandirnos en 2016 y ofrecer nuevos espacios».

Buenos Aires posee más de 7.000 m2 de coworking, repartidos en 21 espacios, en los que trabajan 615 personas –entre 25 y 35 años– que gestionan 280 proyectos. El Centro Metropolitano de Diseño y el otro en Plaza Houssay, son públicos

En tanto, los socios URBAN Station, advierten que «otros puntos importantes son el networking y la generación de un espacio de pertenencia.» Atentos a esta demanda, Urban se propuso desarrollar la primera red mundial para trabajadores móviles. «Luego de 6 años de nuestra apertura seguimos creciendo e incorporando sucursales en Argentina y en el exterior».

En cuanto a la rentabilidad del negocio, todos coinciden en el punto que señala Agustín Ruiz Nattero, fundador de Capital Working, de la ciudad de Córdoba «por ahora, los márgenes son ajustados, hay que saber gestionar muy bien para que funcionen.» Así, Martín Frankel, co fundador de Area Tres, notó que la forma de hacer más rentable el negocio es lograr escala. En ese sentido, le adelantó a Infobae, la inauguración en 2016 de lo que será el espacio de coworking más grande de Latinoamérica, un edificio de más de 5,000m2 en el barrio de Palermo, «será el polo principal del ecosistema, con más de 500 emprendedores, start ups tecnológicos, Pymes y grandes empresas compartiendo un único espacio». «Ofreceremos un calendario de eventos de alta calidad, diseño moderno y estará lleno de energía motivadora… será un lugar muy especial», apuesta Frankel, un australiano que creció en EEUU y que vino a la Argentina a trasladar la tendencia que advirtió en su país de residencia.

El modelo de coworking también es el elegido por la mayoría de las aceleradoras de start ups tecnológicas que ofrecen el espacio a los proyectos bajo su paraguas, como una forma de brindarles, además del servicio de oficinas, un ambiente motivador y la posibilidad de que estén todos reunidos si se organizan cursos, charlas o coachings.

A pesar de su crecimiento, como toda nueva actividad, el coworking necesita un marco que la contemple en sus particularidades, en este sentido Mariano Mayer, director general de emprendedores del Gobierno de la Ciudad, sostiene que «desde la Dirección de Emprendedores y el GCBA buscamos darles un nuevo marco formal y legal que facilite la apertura de nuevos co-workings, por esta razón estamos trabajando con la legislatura».

Fuente: Infobae

Espacios de coworking en el mundo

Espacios de coworking en el mundo

Hace siete años, el primer espacio de coworking, a la frágil edad de un año, fue nombrado oficialmente por primera vez “espacio de coworking”. 2.557 días después, el recuento global se sitúa en 1.779. Esta cifra casi duplica a la del año pasado, y se puede atribuir gran parte del crecimiento a España, Australia y Japón. Además, Europa ha tomado ventaja respecto a EEUU, al tener un mayor número de espacios de coworking, aunque EEUU sigue siendo el lugar con el mayor número de coworkers, ya que los espacios allí son, en promedio, casi el doble de grandes que los europeos, y por tanto tienen más miembros.

“Esta semana es la primera semana de coworking, algo que yo estoy construyendo”, escribió Brad Neuberg en San Francisco, sobre la apertura del primer “espacio de coworking” en Spiral Muse: un centro de bienestar social y de networking para mujeres. El espacio ofrecía hasta ocho puestos de trabajo, comidas comunes, meditación, masajes y bicicleta. A las 6 de la tarde el equilibrio entre la vida laboral y personal era gratificado con la vuelta a casa.

Desafortunadamente, no fue un éxito, y el proyecto se esfumó después de un año. Pero la idea de espacios de trabajo comunes y flexibles para las personas que no querían trabajar solas en casa sobrevivió. No surgió de un vacío en San Francisco, sino más bien independientemente en distintos lugares del mundo, allá donde los freelancers y las pequeñas empresas estaban cansadas de su aislada situación laboral. Sin embargo, de la documentación de la iniciativa de Brad Neuberg en Spiral Muse es de donde el movimiento coworking adoptó su nombre.

Los espacios de coworking son raramente solo un espacio de trabajo. Como en Spiral Muse, se basan en una atmósfera colaborativa, que ayuda a sus miembros mientras trabajan. Además de las mesas, sillas y la conexión a Internet, hay eventos, talleres, y a veces, incluso masajes. La adaptación flexible e individual de acuerdo a las necesidades de sus miembros se ve comúnmente en estos espacios de trabajo. Muy pocos espacios de coworking son iguales.

Cuanto más maravillosos y personalizados son para sus miembros, más difíciles son de contar. Hemos comprobado más de 2.000 webs que muestran sus espacios de coworking. Cafés que abren espacios de coworking, incubadoras que montan áreas de coworking. Empresas que comparten sus instalaciones con freelancers. Son estupendos desarrollos que celebramos y apoyamos.

Sin embargo, por razones estadísticas, solo contamos, como siempre, los espacios que ofrecen áreas de trabajo abiertas y las identifican como el núcleo de su proyecto. Además, solo consideramos espacios que ofrecen contratos a corto plazo (comparados con contratos anuales o de mayor duración), porque son estos los que sientan las bases para la creación de una comunidad a largo plazo de manera voluntaria.

Además de los datos de nuestro sitio hermano Deskwanted, usamos otros canales que facilitan un recuento preciso de los espacios que han abierto o cerrado recientemente.

El coworking: otra herramienta para emprendedores

El coworking: otra herramienta para emprendedores

¿Has pensado emprender un negocio? ¿Trabajas desde casa?

El coworking es un modelo de trabajo que ha experimentado un crecimiento exponencial en los tres últimos años . Esta forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, se desarrolla en espacios en los que se potencia la creación de una comunidad de profesionales y se estimula la colaboración entre ellos.

El coworking no es una solución en sí mismo para encontrar empleo, pero proporciona condiciones que te pueden ayudar a contar con oportunidades laborales y establecer relaciones profesionales de calidad.

Si estás pensando en emprender, iniciar una actividad de forma autónoma o trabajas desde casa actualmente existen varias razones por las que el coworking es una buena opción para ti. Te proponemos 5 de ellas:

Colaboración.
Una de las máximas del movimiento es la colaboración. En estos espacios de trabajo encontrarás a profesionales de diversos ámbitos que están abiertos a colaborar y escuchar las ideas del resto de miembros de la comunidad. En este ambiente surgen de forma natural propuestas de trabajo con otros coworkers.

Negocios y emprendimiento.
Los espacios coworking organizan con frecuencia eventos como las Jelly, StartupWeekend, Ecomm&Beers. Betabeers y otros similares, que están relacionados con el mundo del emprendimiento, las nuevas tecnologías y los negocios.

Asistir a este tipo de eventos y actividades es una buena oportunidad para aprender de profesionales con largo recorrido en la creación de empresas o aquellos que están empezando a crear una y quieren compartir tanto sus aciertos como sus errores. También es una buena oportunidad si tienes una idea de negocio y necesitas encontrar perfiles profesionales complementarios para iniciarlo.

Cómodo y económico.
Trabajar en un espacio coworking no supone un gran desembolso, ya que desde unos 50€ al mes puedes acceder unas horas a la semana. Las tarifas y horarios de estos centros son muy flexibles y se adaptan las necesidades de cada profesional. Es frecuente que estos espacios se ubiquen en los centros de las ciudades y los usuarios accedan a ellos usando el transporte público o la bicicleta, fomentando así la movilidad sostenible que es otro de los temas centrales del movimiento coworking.

Productividad.
Muchos de los profesionales que trabajan en estos centros, aseguran que su rendimiento ha mejorado desde que trabajan allí. La media de edad en un coworking es de unos 35 años y son comunidades muy dinámicas. En un espacio coworking se evitan las distracciones típicas de trabajar en casa. También es agradable disponer de zonas en las que compartir un café en los descansos con otras personas. Ambiente de trabajo, socialización y dinamismo ayudan a mejorar tu rendimiento laboral.

Movilidad.
Una de las peculiaridades del movimiento coworking es que puedes trabajar alrededor del mundo y disfrutar de los servicios de los espacios sin gastar un solo euro. Esto es gracias a la coworking visa, un acuerdo al que están asociados espacios coworking de diferentes países y por el cual los miembros de esos espacios disfrutan de días gratuitos de coworking. Es una buena oportunidad para personas con mucha movilidad laboral. Puedes ver el mapa de “coworking gratuito” alrededor del mundo.

Fuente: primerempleo.com

Técnicas para aumentar tu energía en espacios de coworking

Técnicas para aumentar tu energía en espacios de coworking

Lo mejor del coworking es que combina el espíritu de comunidad con la independencia personal. Puedes ocuparte de lo tuyo, y, al mismo tiempo, aprovechar las energías positivas de las personas del espacio para mejorar tu bienestar. No solo aumenta tu productividad en el espacio, también ayuda a elevar tu nivel de energía en esos días en los que, por alguna razón, cae sin parar.
Cuando tu entorno de trabajo es un versátil espacio de coworking donde tienes todas las comodidades, incluyendo salas de estar y pequeñas despensas, resultaría provechoso utilizarlas todas –además del conjunto de variadas habilidades de tus compañeros coworkers.

Aquí tienes seis consejos para impulsar tu energía en esos días en los que tu cuerpo se niega a estar a la altura de las geniales ideas que tienes en la cabeza. Es la hora de combinar los talentos de tus colegas coworkers con las instalaciones de tu espacio de coworking para darte una inyección de energía.

1. Bebe más agua y menos café.

Cualquier espacio de coworking actualmente cuenta con una despensa o incluso con su propia cocina, como The Kitchen (La Cocina) en Auckland, un espacio de trabajo compartido donde se cocinan ideas para el bienestar social y que tiene su propia cocina, cálida y acogedora.

Cuando te sienta fatigado en tu mesa, podrías relajarte en la cocina; sin embargo, en lugar de ir a por el décimo café del día, intenta cambiarlo por una botella de agua mineral, porque demasiado café deshidrata. Las investigaciones demuestran que la cafeína tiene un efecto diurético cuando se consume en grandes cantidades –más de 500 o 600 miligramos (el equivalente a 5-7 tazas de café) al día.

Desgraciadamente, el aroma del café puede resultar estimulante para algunas personas, pero mantén siempre en mente que incluso la más ligera deshidratación puede hacerte sentir cansado. La solución más equilibrada es no beber más de 3 cafés al día. Cuando estés cerca de la cocina poniéndote a prueba con la nueva máquina de café, prueba a beberte primero un vaso grande y frío de agua, y observa si te hace sentir mejor. Puedes añadir un par de rodajas de limón para aderezarlo.

2. Da un paseo

Ve a un área de descanso de tu espacio cuando necesites recargarte. Habla con alguien que esté por allí de cualquier cosa, pero no te hundas profundamente en un sofá y te olvides de tus tareas urgentes.

Lo que puedes hacer es: hacer un nuevo amigo, e invitarle a dar un paseo. Aunque parezca que salir a dar una vuelta cuando estás agotado es el camino más rápido para sentirse aún peor, es todo lo contrario. Lo expertos afirman que aumentando la actividad física –especialmente al caminar- aumentamos la energía.

En experimentos llevados a cabo por Robert Thayer, PhD, en la Universidad de California, se demostró que un rápido paseo de 10 minutos no solo aumentaba la energía, sino que sus efectos permanecían hasta dos horas. Y si el paseo diario de 10 minutos se mantiene durante tres semanas, el nivel general de energía y el buen humor aumenta.

En el caso de Betahaus, que está situado en el ecléctico barrio de Berlín Kreuzberg, también supone que podrías darte una vuelta que además de llenarte de energía, te inspire.

Así que haz un nuevo amigo, sal con él a dar un paseo, y toma un poco de luz natural y aire fresco. Ambos regresaréis a vuestras mesas renovados, os lo garantizo.

3. Date un masaje.

¿Te has dado cuenta de que algunos aeropuertos ofrecen rápidos masajes de pies? Y de verdad alivian y reviven los pies cansados. También puede aplicarse a los espacios de coworking. De hecho, algunos espacios como Hera Hub en San Diego , ofrecen masajes en silla todos los martes por la tarde.

Un rápido masaje de 20 minutos puede rejuvenecerte de manera instantánea y cambiar tu humor, especialmente cuando te sientes perezoso. Después de un masaje, la circulación mejora y la sangre se mueve mejor. Se reduce la fatiga, ya que se elimina el ácido láctico de la sangre. Cuando estás constantemente sentado en tu puesto, incluso aunque la sangre esté circulando constantemente por todo tu cuerpo, puede que algunas venas y arterias no están expandiéndose y contrayéndose adecuadamente, lo que permite la acumulación de residuos en estas zonas. Algunos músculos se tensan y puede reducirse el flujo de sangre al cerebro. La relajación de estos músculos puede ayudar a que la sangre fluya con mayor libertad, inyectando energía a cada músculo y a todo tu cuerpo.

Si tu espacio de coworking ofrece masajes, ¡date uno! Y si no, puede que quieras averiguar si la persona que se sienta a tu lado tiene dotes de masajista. Trabajo en red, intercambio de habilidades, ¡consigue una sesión de masaje así! Beneficia a todo el mundo.

 

Fuente: Deskmag!

Las 10 ventajas del coworking

Las 10 ventajas del coworking

Después de unos cuantos posts dedicados al coworking, tenemos ya muy claro cuáles son las ventajas principales de trabajar en un centro de coworking:

1. Espacio profesional a bajo precio. Es inevitable que esta sea la primera ventaja que se nos viene a la cabeza. Cuando eres un freelance o tienes una pequeña empresa con pocos empleados, tienes varias opciones: quedarte a trabajar en tu casa, alquilar un espacio o acudir a un centro de coworking. En el primer caso, el espacio no suele ser muy profesional, con los inconvenientes que ello acarrea; en el segundo, puedes llegar a disponer de un espacio profesional siempre y cuando destines recursos a la adecuación del mismo; y solo en el tercer caso te encontrarás con un espacio profesional desde el primer día sin tener que preocuparte de nada que tenga que ver con el mantenimiento del espacio. Y lo mejor de todo es una solución mucho más barata y flexible que alquilar una oficina.

2. Escalabilidad del espacio y de costes. En el caso de que dispongas de una startup o una pequeña empresa, te encontrarás con que un centro de coworking te ofrece, hasta cierto techo de crecimiento, una solución flexible si tu empresa va a ir creciendo en empleados o colaboradores. Así, podrás disponer de más o menos espacio, convirtiendo este coste, tradicionalmente fijo, en un coste variable en tu plan de negocio.

3. Flexibilidad. En los centros de coworking es posible adecuar el coste mensual del espacio en base al tiempo que destinas a ser emprendedor. En los tiempos que corren, muchos de los emprendedores no pueden permitirse destinar el 100% de su tiempo a su proyecto y lo compaginan con otras actividades o trabajos por cuenta ajena; por eso no requieren una oficina a diario durante 8 horas. Los espacios de coworking suelen ofrecer en el 90% de los casos diferentes tarifas según el uso que vayas a dar al espacio: tarifas de media jornada, jornada completa, paquetes de horas semanales, con y sin sala de reuniones, e incluso horas sueltas en algunos casos.

4. Para gustos, los colores. Estamos asistiendo a un boom en la proliferación de estos espacios, sin embargo no todos son iguales. Los hay orientados a pequeñas empresas, a fomentar la creatividad, a dar apoyo al aspecto internacional del proyecto, del sector tecnológico, de andar por casa o de mayor solvencia… Lo que siempre se encuentra en todos ellos es una comunidad de coworkers con un fuerte espíritu de colaboración y ganas de trabajar de una manera diferente a como hasta ahora se ha venido trabajando, sobre todo en las grandes corporaciones.

5. Foco, mejor productividad y más disciplina. Trabajar desde casa es cómodo pero también es peligroso en el sentido de que no se separa la vida personal y profesional. Se trabaja mejor porque no hay distracciones como echar un ojo a las lentejas en el fuego o atender al fontanero mientras arregla la instalación del baño. Tampoco tienes que atender al mantenimiento de tu espacio de trabajo: Se acabó perder una mañana al teléfono esperando que el servicio técnico del ADSL te arregle la línea, hay otros que se ocupen de que encuentres un espacio en el que todo lo que tienes que hacer es trabajar. Además, se consigue un poco más de disciplina en cuanto a los horarios de trabajo, es más fácil lo de colgar el ordenador cuando sales del centro de coworking y no dedicarle más tiempo que el oportuno.

6. Imagen. Recibe a tus clientes y proveedores en un espacio adecuado y acondicionado. Con un aspecto profesional.

7. Compartir proyectos para enriquecerlos y poder llevarlos a cabo. Probablemente, esta es la ventaja más intrínsecamente propia e importante del coworking. Hasta ahora el emprendedor ha tenido o pudor o recelo en compartir sus ideas. En los centros de coworking se fomenta erradicar esos prejuicios que no son más que hándicaps al desarrollo profesional. Compartiendo tus proyectos conseguirás enriquecerlos gracias a las aportaciones del resto de coworkers. Ningún profesional es igual que otro y por eso la perspectiva que el resto de compañeros pueda ofrecerte será mucho más valiosa de lo que tú solo podrías haber madurado por tu cuenta. Además, por lo general, los emprendedores suelen estar especializados en su área de negocio, pero para llevar a cabo un proyecto completo, hay que abarcar todos los palos y saber de diseño e imagen corporativa, plan de negocio, área legal aplicable, administración, etc. En una comunidad de coworkers, encontrarás profesionales de todas las áreas que podrán hacer aportaciones complementarias a tu proyecto… y quién sabe si incluso llegues a encontrar socios para llevarlas a cabo.

8. Acceso a proyectos y clientes de manera cooperativa. En los centros de coworking no solo estarás al día de un mayor número de oportunidades, sino que además podrás montar equipos puntuales junto a los compañeros de coworking para poder atender una demanda concreta y puntual en un proyecto.

9. Vencer el aislacionismo. De nuevo un peligro más del trabajar desde casa: el aislacionismo o cómo ser un anacoreta en pijama. El intercambio con otros profesionales es muy recomendable para la motivación y evita la apatía; mejora además tu conocimiento de las tendencias del mercado y da acceso a conocimientos que tú solo nunca habrías obtenido.

10. Mantenerte al día. Esta última ventaja va de la mano del punto anterior. Aparte ya de convertirte en mejor profesional gracias al intercambio de información y conocimientos con la comunidad de coworkers, en la mayoría de los centros de coworking encontrarás una propuesta mensual muy interesante de cursos y actividades. Los hay más orientados al enriquecimiento personal (clases de yoga, cocina, etc.) y los hay que fomentan el desarrollo profesional (uso de herramientas que ayudan a la productividad del emprendedor, de conocimiento legal y administrativo, coaching para el emprendedor, jornadas de intercambio con entidades externas, etc.).

 

Fuente: LanceTalent